El teatro de la memoria de Leonardo Sciascia

17 Nov

image_1165_1_61813“La experiencia de una tempestad en el mar hasta un imbécil no la olvida y sabe contarla; pero para una tempestad en una copa de champaña es necesario el genio de Proust”

Leonardo Sciascia

 

Tal vez la historia del profesor Giulio Canella, nacido en Padua el 2 de diciembre de 1882, y desaparecido en combate en Monastir, cerca de Macedonia, el 25 de diciembre de 1916, hubiera pasado rápidamente al olvido sino fuera por los curiosos hechos relacionados con su supuesto retorno. Hechos que motivaron una intensa polémica sobre identidad, memoria e impostura en la Italia de la época.

Sigue leyendo

Anuncios

“Mi mundo privado” de Elvio Gandolfo

11 Sep

manta-plata“La extrañeza está ahí, afuera de uno mismo,
en los paisajes, incluso en los animales”.
Elvio Gandolfo

 

El encuentro de dos eventos, en principio sin ninguna relación, el plan de escribir una novela llamada “El día” que contaría en detalle lo que le ocurre al protagonista en un día de su vida, y el descubrimiento fortuito de un documental de la BBC One sobre mantarrayas gigantes, le da el chispazo inicial a la narrativa de Gandolfo sobre lo que él denomina su “mundo privado”.

Sigue leyendo

Un encuentro con Rafael Argullol

4 Jun

rafael-argullolQuizás una de las vertientes más interesantes de la literatura contemporánea sea aquella que experimenta con las fronteras discursivas, mezclando ficción, ensayo y autobiografía en textos que suelen ser un dolor de cabeza para los clasificadores empedernidos y los creadores de fichas catalográficas.

El escritor catalán Rafael Argullol (1949) es pionero en este tipo de obras literarias a las que llamó tempranamente “escrituras transversales”. Argullol es autor, entre otros, de los libros de poesía Disturbios del conocimiento (1980) y El afilador de cuchillos (1999), de las novelas Lampedusa. Una historia mediterránea (1981), La razón del mal (1994) y Transeuropa (1998)[1] y de textos híbridos como El fin del mundo como obra de arte (1990)[2], El cazador de instantes (1996) y Breviario de la Aurora (2006). Entre sus más recientes publicaciones se cuentan los libros Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza (2013) y Pasión del dios que quiso ser hombre (2014).

Sigue leyendo

De cómo no logré escribir un ensayo sobre Bolaño

14 Feb
bolanos_final

Ilustración de Lorena Correa

Por Rafael Gutiérrez

Traducción del portugués de Adriana Valera Rolón

Cuando mi amigo Antonio Marcos Pereira me invitó a participar de un libro de ensayos sobre Bolaño, recibí la noticia con entusiasmo. Desde mi tesis de doctorado, concluida en 2010, no escribía nada realmente nuevo sobre él. Como ocurre después de realizar una investigación tan larga sobre un autor, quedé cansado y algo saturado. Así que intencionalmente busqué alejarme de Bolaño y dejar que la distancia, como en el caso de los amantes, permitiera un mejor encuentro posterior.

Tres años después, pensé que podría haber llegado el momento (y así fue, pero no exactamente como yo esperaba).

Sigue leyendo

“Línea M” de Patti Smith

28 Oct

pattismith

“No es tan fácil escribir sobre nada”

Patti Smith

            ¿Sobre qué escribir? Parece preguntarse Smith a lo largo de las páginas de su novela. ¿Qué es lo que persigue esa escritura sinuosa, lírica, guiada por el azar o la ambigüedad de los sueños? A veces recuerdos, imágenes, gestos de los seres queridos perdidos en algún lugar de la memoria. A veces la escritura de Smith se confunde casi con su respiración, con sus hábitos para seguir viviendo, como tomar café o registrar objetos y paisajes con su cámara.

Sigue leyendo

Oración al Impávido Coloso

20 Abr
13051535_10154027986135396_6267373472504822588_n

Imagen de Oscar Guarín

Oremos:

 

Sálvanos señor

de los salvadores de la patria.

Sálvanos señor

de los hombres de bien,

y sus familias,

y sus banderas.

Sigue leyendo

El congreso de literatura (un sueño)

30 Mar

Hieronymus_Bosch_055Soñé que llegaba tarde a un congreso de literatura. El congreso ocurría en un viejo edificio blanco en ruinas. Las paredes tenían enormes grietas y en el piso sólo quedaban algunas baldosas quebradas, dejando al descubierto, en casi todo el espacio, el cemento de color gris. Cuando llegaba me daba cuenta que la gente estaba alterada. Un profesor que conocía me veía llegar y me decía: “Qué bueno que llegó, tendremos a alguien para ahorcar”.

Sigue leyendo