El congreso de literatura (un sueño)

30 Mar

Hieronymus_Bosch_055Soñé que llegaba tarde a un congreso de literatura. El congreso ocurría en un viejo edificio blanco en ruinas. Las paredes tenían enormes grietas y en el piso sólo quedaban algunas baldosas quebradas, dejando al descubierto, en casi todo el espacio, el cemento de color gris. Cuando llegaba me daba cuenta que la gente estaba alterada. Un profesor que conocía me veía llegar y me decía: “Qué bueno que llegó, tendremos a alguien para ahorcar”.

Un joven a la entrada del salón me preguntaba por mi hija: “Debe estar muy grande Angélica”, me decía. Yo le decía que no tenía una hija sino un hijo y que se llamaba Gael. Esto al joven no le gustaba para nada y desde ese momento me miraba con odio y directamente a los ojos. Después lograba conversar con uno de los asistentes al congreso que me decía que el relator de la mesa había estado terrible y había atacado despiadadamente a todos los panelistas. Me senté en una de las sillas del frente y luego empezó la sesión de la tarde. En efecto, el relator, un tipo de baja estatura, muy blanco, vestido de saco y corbata gris atacaba agresivamente a los que acababan de presentar sus trabajos. A mí me daba risa y pensaba que era el mejor congreso al que había asistido en muchos años, aunque no supiera muy bien cuál era su tema. En el intervalo me dirigía al relator y le decía que todo era gracias a él. Intencionalmente o no había hecho con que el congreso valiera la pena. En algún momento alguien de la mesa usa la palabra “terrorista”, y una profesora vieja dice: “Él no era terrorista, era sólo el Rey de Inglaterra” y se pone a reír exageradamente. Después de improviso estoy en otro cuarto. Sé que es al lado del salón donde ocurre el congreso. Tengo mucho sueño así que me acuesto en una cama y caigo profundamente dormido, aunque no dejo de sentir algo de culpa porque debería estar en el congreso. Al rato un ruido me despierta y me levanto un tanto confuso. Intento arreglarme la ropa pero me cuesta mucho trabajo hacerlo. Acomodo algunas cosas en una extraña maleta y me preparo para salir del cuarto. De repente siento una presencia al otro lado de la puerta y en ese momento me despierto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: